La Escala de Edimburgo para medir la depresión posparto

¿Recordáis a Anabel, la amiga de Mamá Guapa que tuvo a su bebé hace algo menos de dos meses?

Por desgracia no todo le va tan bien como era de esperar. Últimamente se ha sentido cansada, aunque eso tampoco es tan raro, teniendo un bebé recién nacido… Tampoco logra conciliar el sueño, pero todo el mundo sabe que las mamás recientes duermen poco. Y sobre todo, se siente nerviosa, angustiada y desgraciada sin saber por qué. A veces siente ganas de llorar, otras sencillamente de desaparecer ¿Pero acaso no sienten lo mismo todas las demás mujeres que acaban de tener un bebé? Anabel no sabe qué pensar…

Anabel es una de tantas mujeres que sufren depresión posparto. Este trastorno afecta a entre un 13% y un 20% de las mujeres que han tenido un bebé en el último año, y en algunos casos es muy difícil de diagnosticar.

En Mamá Guapa ya hemos hablado hace unos meses de la depresión posparto. Como ya sabemos, no hay que confundirla con los “baby blues” o la tristeza posparto que se produce en los días posteriores al parto y que afecta a un 80% de las mujeres que acaban de dar a luz. Según muchos investigadores, una depresión posparto tiene una base orgánica. Se produce a causa de un desequilibrio químico en el cerebro causado por los cambios hormonales que siguen al embarazo.

Muchas mujeres sufren en silencio la depresión posparto, confiando en que los “malos tiempos” pasarán, o algunas simplemente asumen que es “normal” sentirse así después de traer al mundo un hijo. Sin embargo, hay una manera sencilla de descubrir si se está pasando por una depresión posparto, contestando a un pequeño cuestionario, la llamada Escala de Edimburgo (conocida también como la EPDS por sus siglas en inglés).

La Escala de Edimburgo consta de una serie de preguntas en las que las mujeres han de valorar cómo se han sentido en los últimos 7 días, a partir de 10 descripciones cortas de síntomas depresivos comunes con cuatro opciones a elegir por cada una de ellas. A cada una de las 10 respuestas se le asigna un valor de entre 0 y 3, pudiendose alcanzar una puntuación total de entre 0 y 30. La Escala de Edimburgo no considera algunos síntomas depresivos que son frecuentes en la generalidad de las mujeres durante el periodo perinatal (cansancio, problemas de sueño, irritabilidad…) y que sí incluyen otros tests que miden las depresiones en general, así como síntomas no distintivos entre mujeres deprimidas y no deprimidas.

Se recomienda realizar el test de la Escala de Edimburgo entre las semanas 6 y 8 del posparto, cuando ya se ha superado el periodo del “baby blues” (que como ya hemos comentado es de lo más común y no significa que se tenga depresión), y cuando además los cambios hormonales propios del posparto ya se dejan notar.

Si te encuentras en la situación indicada y crees que puedes estar sufriendo una depresión posparto, no dejes de acceder a la Escala de Edimburgo. Es un simple test que solo te llevará un momento y que puede servirte de gran ayuda. Y sobre todo recuerda, si tu resultado es de 13 puntos o más (alta probabilidad de depresión) busca ayuda médica y no te resignes a sentirte mal ¡Tú mereces ser feliz!

Comments on this entry are closed.

Switch to our mobile site